Autor El poema
14 Abril 2015 a 15:00

Mogarraz

Mogarraz,

Que disfraces, algunos jardines latentes, como si apagarse las verjas y luces, entre alfombrillas de láminas traslúcidas, nos disculpan atravesamos, de suave domingo risueños, cuando tengo plantados, vasallos y rencores, que rozan el festejo por mis manos, también algunos vítores, en las fachadas se quedaron tristes, y las vecinas mirando, plata lúcida de otros,
sin arte sobre, un ocaso de sonrisas, quedan, tras los reflejos rojizos, maestros ahumados, cuáles mejoran
las tierras pulen a mi vista, rememorando el olvido de pontones, ante cómplice debilidad mía, y se extienden al aire, sobre corteses declives, porque los desfiladeros pinares, me tienden feraces, a lo perdido quien teme, ú encuentre, sustento, dos docenas de pájaros, camuflan lo hiriente de lunas, sobre despejados sueños, mi yo nómada, cómo restaurado hombre.

Alonso de Santa Inés
23 noviembre 2014.

Switch to mobile version