Autor Articles i estudis
2 Febrer 2015 a 18:00

La pregunta poderosa, más inocente que poderosa

(4:30 minutos de lectura aprox.)

Art_033_Preguntas poderosas, más inocentes que poderosas

En Coaching, no todas las preguntas son poderosas, (por lo menos es lo que yo opino), aunque sí es cierto, que la esencia del Coaching es hacer preguntas; pero es distinto hacer preguntas, que hacer Preguntas Poderosas.

No sé si le pasará a otros compañeros, pero a mí no me resulta nada fácil el lanzar Preguntas Poderosas, porque hay que estar muy pendiente de qué dice el Cliente en todo momento, y cómo lo dice. Por eso los Coaches no directivos, no tenemos tiempo ni de juzgar, ni de pensar en posibles soluciones. Hay un trabajo de Observación y Escucha muy importante.

Desde mi punto de vista, la Pregunta Poderosa, es aquella pregunta que activa de forma automática, la parte creativa del cerebro de un Cliente.

Es una pregunta que tiene una respuesta que se debe buscar, no se puede contestar sin un tiempo de reflexión previo; sin un esfuerzo.

Metafóricamente, la respuesta a una Pregunta Poderosa, no se encuentra en la senda ya conocida por el Cliente, sino que se encuentra buscando campo a través por esa zona que aún está virgen.

De ahí la potencia de un proceso de Coaching no directivo. El Cliente no tiene todas las respuestas a mano, como en una conversación del día a día. Por eso una buena sesión de coaching, puede llegar a ser agotadora, tanto para el cliente, como para el Coach.

Pongo un ejemplo real de uno de mis procesos:

 

Una pregunta típica con feedback previo:

El Cliente:

  • …me he dado cuenta de que no sé lo que quiero…

Feedback Espejo:

  • …te has dado cuenta de que no sabes lo que quieres…

Pregunta típica necesaria:

  • …¿cómo te hace sentir ese descubrimiento?

Es una pregunta muy necesaria, pero “fácil” de contestar, porque un Cliente en la mayoría de ocasiones sabe cómo se siente en ese momento…ya sea confuso, raro, como un idiota, etc…En este caso en concreto, el Cliente me contestó…”Me siento como un idiota”…

Aquí quiero hacer un inciso para aportar un punto de vista que me parece importante, más que interesante:

“Mi opinión personal, es que en casos como este, no sería beneficioso para el Cliente, que el Coach se apartara del modo profesional, y sacara su lado más humano y bondadoso, e hiciera un comentario como el siguiente:

  • …”Pero…¿por qué dices esas cosas de ti?…Tú no eres un idiota…no te imaginas la de grandes cosas que puedes hacer en la vida…¡vamos anímate!…”

Principalmente, porque el Coach está para sacar lo mejor de su Cliente, no para tirarse por el barranco con él. Y esto es muy importante.

Hay ciertas formas de ayudar/motivar, (con toda la buena Fe), que perjudican más que ayudan.

Esta forma de actuar por parte de un Coach, puede generar un efecto negativo en el Cliente, (hablando en términos de eficacia del Coaching), ya que puede activar una conducta victimista, y el Cliente podría entrar en un bucle negativo, y acabar tomando al Coach por un hombro en el que llorar en cada sesión”

Sé que se hace, y lo respeto, pero no lo comparto.

Después de este inciso continúo…

Continúa la conversación con lo que para mí es una Pregunta Poderosa, con feedback previo:

El Cliente:

  • …me siento como un idiota por no saber lo que quiero…

Feedback Espejo:

  • Te sientes Como un idiota por no saber lo que quieres…

Pregunta Poderosa:

  • ¿Y cómo crees que un idiota, puede conseguir saber lo que quiere?

Aquí ya es más complejo responder; hay que pensar…y después de un tiempo, la respuesta quizás sea una toma de conciencia, como pasó en este caso:

El Cliente:

  • …hombre…tanto como un idiota, no…solo es una forma de hablar…

La pregunta ni siquiera fue contestada, pero facilitó al Cliente, la toma de conciencia de que realmente no era un idiota, y de que quizás estaba exagerando un poco.

 

Esto es lo que busca un Coach, no el compadecerse de su Cliente

Pero también se puede dar el caso de que el Cliente responda un …”no lo sé…” ya que esta pregunta en sí, solo fue una pregunta sin juicios, enfocada al discurso del Cliente, sin intención ninguna de que fuera poderosa; es más, se podría decir de ella, que no tenía mucho sentido, pero el Cliente con su toma de conciencia, la convirtió en poderosa; hizo bien su trabajo.

Para mi, la Pregunta Poderosa no siempre tiene que facilitar una respuesta jugosa, ni tiene que ser una pregunta espectacular. La Pregunta Poderosa, es solo una pregunta inocente, relacionada con el discurso del Cliente, que se lanza para despertar algo en él, para que de un modo u otro, le facilite un crecimiento natural desde adentro, hacia afuera.

Y ahora que estoy terminando de escribir el artículo, he tomado conciencia de que roza la incoherencia el decir que un Coach lanza Preguntas Poderosas, más que nada, porque realmente es el Cliente con su toma de conciencia, quien convierte una simple pregunta, en Pregunta Poderosa.

 Julian López

Coach especialista en procesos One to One

 

WEB Reflexión-Acción

Switch to mobile version