Autor El poema
23 Novembre 2014 a 11:00

Presagian los cielos

Presagian los cielos

Presagian los cielos

Los lazos más ingratos,
las servidumbre del desprecio,
son las venidas del lecho seco convierte la boca, en lodo,
y no es la mirada,
cuál diluya la diligencia,
sino el fácil cautiverio, tangente, divisorio, repercusión de un mundo tanto locuente, soez, como sonoro.

Su calle, inhumana, de imborrable cumplimiento, mientras fuera,
la caducidad de una llamada,
ríe sin contener la ira de sombras,
hubo un pacto soñó años, creyente,
pero aún rechina, ya sin dientes
aquella alcantarilla, secundó tantos pasos.

VMA;
12 noviembre 2014.

Switch to mobile version