Autor La recepta
7 Octubre 2014 a 13:00

Red velvet amb fruita fresca

Red velvet amb fruita fresca

Red velvet amb fruita fresca

Ingredientes:
125 gr mantequilla
125 gr azúcar moreno
2 huevos
280 gr harina
15 gr cacao en polvo desgrasado sin azúcar
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de bicarbonato sódico
1 pellizco de sal
1 cucharaditas de colorante rojo alimentario
1 cucharadita de vinagre de vino blanco
1 cucharadita de esencia de vainilla
240 gr de buttermilk (o 227 gr de leche + 13 gr de zumo de limón)

Crema de queso
400 ml de nata 35% MG bien fría
400 gr de queso mascarpone
50 gr de azúcar glas tamizado

Decoración:
2 kiwis dorados
150 gr. de frambuesas frescas
150 gr. de fresas
200 gr. de uva negra

Cómo se hace?

Si no tenemos buttermilk, mezclar la leche y el zumo de limón y dejar reposar 10 minutos.

El bizcocho

Encender el horno a 170º C

Preparar 2 moldes de 18 cm con spray desmoldante o untar con mantequilla y forrar con papel vegetal (yo sigo prefiriendo esta segunda opción).
Tamizar los sólidos (harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal) y reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla quede esponjosa.

Añadir los huevos de 1 en 1, esperando que esté completamente integrado antes de añadir el siguiente.
Mezclar la buttermilk, el colorante, el vinagre y la esencia de vainilla y añadirlo a la mezcla de mantequilla y huevos.
En un cuenco añadir los ingredientes secos en 3 veces y los líquidos en 2, alternándolos. Se comienza y termina por los secos.
Repartir la masa a partes iguales entre los 2 moldes y hornear durante aproximadamente 45 minutos.
Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla durante 15 minutos, desmoldar y dejar enfriar completamente.
Envolver cada bizcocho en papel de film y dejar reposar en la nevera de un día para otro.

Crema de queso

Montar la nata. Cuando empiece a tomar cuerpo añadir el azúcar y batir hasta que esté completamente montada. Añadir el queso y seguir batiendo hasta conseguir que se formen picos suaves.
Reservar en la nevera.

Montaje 
Cortar los 2 bizcochos por la mitad transversalmente, consiguiendo 4 planchas iguales.
Tomar una de las planchas de bizcocho y ponerla de base. Cubrir con una capa de la crema de queso toda la superficie, con cuidado que no se salga por los laterales.

Proceder a superponer el resto de las planchas de bizcocho alternándolas con la crema de queso.
Al final, cubrir toda la tarta con la crema de queso y decorar con la fruta fresca.

Switch to mobile version