Autor Opinió
2 Juny 2014 a 17:30

La importancia de la reflexión parte 2, (ceguera del Talento)

“A mí me lo vas a contar… que si buscas torpe en el diccionario sale la foto de mi cara…”

article d'opinió

( 5 minutos de lectura aprox.)

En la parte 1 de este artículo, te comentaba la importancia de reflexionar hasta la capa correcta, (la que tú necesites) y no quedarte en una que no te proporcione el darte cuenta de tus asuntos pendientes, o problemas enquistados.

En esta segunda parte, me gustaría compartir contigo mi punto de vista sobre algo que por lo menos para mí, tiene una importancia elevadísima, y es el reflexionar para localizar tu talento y para poder desarrollarlo.

Me ha sorprendido ver como algunas personas con las que me he relacionado, año tras año, literalmente se menosprecian e insultan a sí mismos, en relación a sus capacidades. Por norma general, llevan a cabo tareas que prácticamente les corroen por dentro, en su día a día. Gente que adopta creencias en el camino para no dar el paso hacia donde realmente les gustaría ir…a ver si te suena:

“no voy a poder con eso…”; “eso no es para mí…”; “demasiado para mí…”; “es que no puedo cambiar, yo soy así…”; “soy un torpe/inútil…”; “se me ha pasado el arroz…”

A medida que se hacen mayores, he comprobado que para no arrancar, ponen como excusa a sus hijos, y después cuando sus hijos se van de casa, ponen como excusa la edad.

Hoy, te escribo basándome en mi experiencia como persona inquieta y curiosa de la conducta de los demás. A raíz de observar a los demás y autoreflexionar, saqué mi propia estructura de pensamiento para localizar mis habilidades y darle cuerpo, o forma a mi Talento.

Por supuesto esta estructura que voy a compartir contigo, no puede ser generalizada, por la cantidad de diferencias que tenemos los unos con los otros. No son las típicas claves generales que te puedes encontrar por ahí, y que desde mi punto de vista desmerecen la singularidad de cada uno de nosotros, como seres únicos e irrepetibles.

A medida que comparta contigo cómo trabajo con este tipo de personas, verás a qué me refiero con la estructura de pensamiento que adopté para localizar mis habilidades. Vamos a ello:

Con las personas que se menosprecian, me desarrollo de una forma muy parecida a la situación de la falta de conciencia ante un problema. Procuro facilitar a esa persona una toma de conciencia de sus Talentos por medio de la Pregunta y el Feedback espejo.

Es muy probable, que alguien que se menosprecia desde hace años, no sepa qué contestar a muchas preguntas por el bloqueo que prácticamente se ha convertido en un hábito. Más que nada, porque no ha conocido jamás al Sr. Talento que lleva dentro, por eso es muy importante que entienda, acepte y normalice, que solo por medio de su Voluntad, se puede conseguir localizar el Talento que tiene latente.

Esa Voluntad, se transforma en dar pasos muy pequeños y enfocados hacia eso que le proporciona satisfacción y disfrute. Es decir, esa persona ha de tomar decisiones que le hagan ampliar esa zona de confort tan diminuta, que prácticamente le está ahogando.

Con la toma de decisiones y la puesta en marcha de éstas, se generan unos resultados, que dan forma a nuevas experiencias, y estas experiencias son las que por si mismas, facilitan que esa persona se conozca más a sí mismo, descubriendo zonas de su ser, que tenía vírgenes.

Al igual que un buen mecánico sabe cuales son las herramientas que hay dentro de su caja, y dónde es más efectiva cada una de ellas, una persona debería conocer buena parte de sus recursos…

¿cuáles son las herramientas que hay dentro de tu caja?…¿eres capaz de reconocerlas?…¿estas herramientas son las adecuadas para desempañar ese asunto personal o profesional?…¿estás apretando tornillos a martillazos, o lo haces con la herramienta adecuada?…

Si aprietas tornillos a martillazos, es decir, que tu talento no está equilibrado con el asunto que desarrollas, te darás cuenta de que cada día llegas a casa destrozado, desgastado y hasta malhumorado, por la excesiva cantidad de energía que consume tu cuerpo, por el sobre esfuerzo a raíz del desequilibrio entre Talento y Tarea.

Estoy convencido de que tienes una Mente lo suficientemente potente, como para que dirija a tu cuerpo, hacia esas actividades que podrías llegar a desarrollar con destreza, por lo tanto con fluidez, más que nada por el ahorro de energía que eso conlleva. Recuerda que aunque en situaciones extremas somos unos verdaderos luchadores incansables y busca vidas, también somos “vagos” por naturaleza. Buscamos siempre el máximo ahorro de energía para vivir el mayor número de años posible. Es pura supervivencia.

Desde mi punto de vista, Tu Mente aprovecha de forma instintiva esos recursos naturales que tienes a nivel de habilidades, acercándote mediante La Curiosidad, a lo que podría en un momento dársete mejor que a otros.

Si te apetece, reflexiona sobre esto:

¿Cuál es esa tarea que hace que el tiempo se te pase tan rápido?…¿qué es eso que se te da bien prácticamente sin gastar energía?…¿qué te llama la atención…?…¿Hacía dónde se dirige tu cuerpo?…¿dónde te gustaría invertir las horas que fueran necesarias con tal de pasar más rato en ello?…¿recuerdas alguna experiencia en la que te hayas sentido realmente completo…qué pasaba?

A diferencia de lo que opinan algunos expertos, me atrevo a decir, (con las consecuencias que esto pueda acarrearme), que el talento no se aprende. Sin embargo, opino que se puede llegar a conseguir el mismo resultado final que el que posee ese talento específico, pero sin olvidar que la persona que no posea ese talento y posea otro, (el suyo), invertirá mucho más esfuerzo, por lo tanto será igual de Eficaz, pero no igual de Eficiente, consumirá más por el mismo resultado.

En su día reflexioné de la siguiente forma y creé mi propia estructura. Crea tú la tuya:

1. Detecté las áreas/situaciones en las que disfrutaba, (áreas de alto desempeño con un desgaste de energía equilibrado)

2. Reflexioné y localicé el conjunto de Habilidades que debería poner para desarrollarme en esas áreas, (construí el Talento y le di forma)

3. Puse el Talento ya reconocido a trabajar de forma enfocada en las áreas en las que disfrutaba

4.Me permití mi tiempo natural de aprendizaje para que se desarrollase, dejando que afloraran algunas habilidades desconocidas, (engordé al Talento)

5. Ya no pienso en Él, dejo que funcione solo, y disfruto de Él

Para terminar, me gustaría compartir contigo mi definición de Talento:

 

El Talento es el conjunto de habilidades que dan forma al Potencial Innato que todo ser humano tiene, y que puede estar descubierto o no por la persona que lo posee.

 

Descubierto y desarrollado, el Talento hace que el Desempeño de esa persona sea superior en una o varias áreas, con el mínimo consumo de energía, y con la máxima Eficacia y Eficiencia…

 

J. López

Coach especialista en procesos One to One

 

Perfil Linkedin

Switch to mobile version