Autor Opinió
19 Maig 2014 a 17:30

La importancia de la reflexión parte 1, (ceguera de asuntos pendientes)

“Qué mala suerte tengo, todo me pasa a mí…y sin comérmelo ni bebérmelo…”

art 17 importancia reflexión

Respetando siempre la individualidad de cada uno, puedes estar de acuerdo conmigo en mayor o menor grado, que existen unas áreas que parece que son comunes para todos, o por lo menos alguien nos lo hizo creer de esta forma, y así lo hemos aceptado y normalizado. Aun así, a mi me gusta pensar que cada persona tiene sus propias áreas personales, aunque éstas estén dentro o no, de las ya normalizadas.

Desde mi punto de vista, no es tan importante el equilibrar las áreas de vida generales, entregándole al cliente la típica herramienta de la Rueda de la Vida, como en preguntar directamente a éste, cuáles son esos claros indicadores que en su día a día, le hacen sentir que algo no está yendo realmente como le gustaría que fuese, dentro del área que sea. El mismo cliente se autoequilibrará, si tiene Voluntad para ello.

A partir de ahí, quiero compartir contigo, mi impresión sobre la importancia que tiene el  tomarnos un tiempo de autoreflexión, más que nada, para darnos cuenta de cosas que pueden estar pasando dentro y/o fuera de nosotros.

Cuántas veces te habrás encontrado por el camino, a alguien que lleva toda la vida con los mismos problemas…una y otra vez se le van repitiendo, pero con el efecto “bola de nieve” en su contra. A medida que le van llegando más, se le van acumulando con los anteriores, hasta que la bola es tan grande que prácticamente queda fuera de su control.

Esto puede ocurrir en cualquier área de nuestra vida, pero para enfocarnos en algo en concreto, vamos a poner por ejemplo, el caso de una gestión económica mejorable, en la que una persona con medios, no termina de llegar a fin de mes, está cargado de deudas, y empieza a tener serios problemas.

Si el nivel de autoreflexión de esta persona no ha tenido suficiente penetración, (la que él necesite), para ese asunto en concreto, lo más posible es que se haya parado en una capa de reflexión incorrecta, por lo que es prácticamente imposible que haya tomado conciencia por sí mismo de cuál es el punto de mejora en su comportamiento.

Vamos a dar por hecho, que esta persona decide buscar ayuda externa de forma voluntaria, porque por sí mismo no termina de localizar la causa de su mal estar económico. Esta persona quiere resolver el asunto por sí mism@, es decir sin asesoramiento, y alguien le recomienda un Coach.

Personalmente, me he encontrado con algunas creencias, (que estoy seguro que te van a sonar), que vamos adoptando por el camino por no tener conciencia real de un problema, o para no hacernos responsables del asunto:

“no creo que pase nada…”“ya saldré de esta como sea…”; “el tiempo pondrá las cosas en su sitio, ya lo verás…”; o en el peor de los casos…“ya petará por algún lado…”

Para que esta persona, ya de la mano del Coach, aumente el nivel de penetración hasta la capa que él necesite, y tome conciencia de la situación, es muy efectiva la colocación de un espejo enfrente de él, algo en lo que pueda reflejarse, para poder verse/escucharse.

En este caso, el Coach ha de facilitar una toma de conciencia realmente poderosa, rebotando de forma asertiva, es decir, sin tapujos, con respeto y decisión, las posibles incoherencias que el cliente vaya incluyendo en su discurso, en relación a sus ingresos vs gastos. 

Un coach no juzga jamás el comportamiento de su cliente, ni en pensamientosni verbalmente, simplemente, porque no puede permitirse el ser traicionado por su propio Ego, y comenzar a dirigir a éste mediante sus “buenos y magníficos consejos“. Sin embargo, aunque un Coach no da pautas a seguir, se convierte en una herramienta muy poderosa, mediante el uso de la competencia del feedback espejo, que metafóricamente podríamos decir que persigue un fin parecido al de una “cinta de video“, en la que uno se visualiza actuando y toma conciencia, por ejemplo, del ridículo que hizo en la boda de su hermano a causa de aquellas dos copas de más, o de lo bien que se lo pasó bailando. Al darte cuenta, es mucho más fácil accionar en una u otra dirección.

“No debemos olvidar que cada persona es única e irrepetible, y esto el Coach lo tiene bien claro, por eso entiende que dar un consejo desde su experiencia, entorno y conocimientos, puede llegar a ser perjudicial para su cliente. Cada cliente percibe EL entorno de una forma distinta, por lo tanto es SU entorno personalizado, y esto hace que actúe en consecuencia según sus experiencias y aprendizajes. 

Jamás debemos infravalorar la capacidad de quien tenemos enfrente lanzándole a la primera de cambio un consejo, ya que esto es un claro indicador de que el Coach ha perdido la confianza en su cliente, al pensar que por si mismo no puede”…

Una vez que el cliente toma conciencia real, de cuál es el comportamiento a mejorar y se hace cargo de él, solo por medio de La Voluntad de cambio, puede llegar a conseguir solucionar el asunto que tiene pendiente consigo mismo.

Pregúntate una y otra vez, porque la pregunta es la esencia del autodescubrimiento y del descubrimiento en el exterior, ambos básicos para tomar conciencia de todos tus asuntos pendientes.

Primero prueba por ti mismo, y si por ti mismo no llegas a profundizar hasta la capa de reflexión que tú necesitas para darte cuenta y tomar o no acción, no dudes en pedir ayuda…a quien sea, pero pide ayuda.

Recuerda que el tiempo no perdona. Todo el tiempo que pasas estancado en una situación que te perjudica, es un tiempo que ya no vas a recuperar.

La frase de “estoy recuperando el tiempo perdido…“, es totalmente artificial, no es real, el tiempo perdido NO se recupera, pero sí puedes aprovechar más y mejor el tiempo presente.

El tiempo no pasa dos veces, es como el agua de un río:

Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos…” Heráclito

J. López

Coach especialista en procesos One to One

Perfil Linkedin

Switch to mobile version