Autor Opinió
21 Abril 2014 a 10:31

Asertividad, la cura contra la educación irresponsable

El uno: “El viernes es mi cumpleaños…estás invitado”

El otro: “Es que ahora estoy bastante liadillo…te digo algo…”

(4 minutos de lectura aprox.)

Art. 015 Asertividad, la cura contra la educación irresponsable

 

Hace unos días, un cliente con el que tenía un proceso en stand-by, se puso en contacto conmigo y me hizo el siguiente comentario:

Julián, disculpa que haya pasado este tiempo. El caso es que he tenido que dar prioridad a una serie de conferencias, que ahora mismo eran más importantes que incluso mi proceso de Coaching contigo…Me gustaría volver a retomar por donde lo dejamos…

Me encanta tener relaciones con gente asertiva, aunque tengo que reconocer que por mi educación para “ser educado”, hay veces que me siguen impactando. Este cliente, me dejó claro que yo no estaba entre su prioridades principales durante el tiempo que estuvo ausente en su colaboración conmigo. Se hizo completamente responsable de la situación, volverá a retomar su proceso y vendrá sin ningún tipo de vergüenza, con total seguridad, simplemente porque no tiene nada que esconder. Ha defendido abiertamente su derecho asertivo de decidir qué prioridad dar a sus asuntos…¡es fantástico!.

Cuantas veces habrás dado y te habrán dado esta respuesta…”estoy liadiyo…“, “ahora no tengo tiempo…“, “te digo algo…“, cuando realmente tienes claro que no asistirás a ese compromiso, más que nada, porque no te gusta el lugar, o la compañía, o el tema, es decir…que no te motiva vamos…

Y si no…piensa en esto:

¿Qué pasaría si cada vez que fueses a ese compromiso alguien te entregara un sobre con 3000€?…¿tendrías tiempo?…¿es poco para ti…?…¿y si fueran 6000€?

Quizás me equivoque, pero estoy convencido de que sacarías el tiempo de debajo de una piedra. Por lo tanto no es que no tengas tiempo, o estés liadiyo, sino que ese compromiso, no está entre tus prioridades por la poca motivación que te aporta en ese momento de tu vida.

Me da la impresión de que vivimos en una sociedad en la que tenemos la Educación como un valor muy superior al de la Responsabilidad, y así nos va. Hemos convertido la educación en la excusa perfecta para no hacernos responsables de muchos de nuestros actos. Y lo hacemos endemoniadamente bien, más que nada, porque somos expertos en prostituir la esencia de la mayoría de cosas que tocamos.

Como ya sabrás, los asertivos son personas equilibradas que son buenos reconociendo sus errores, saben que uno de sus derechos es equivocarse. Defienden sus sentimientos y sus derechos con total claridad, y con la intención de comunicar y moverse por el mundo sin dañar a nadie, por lo menos de forma consciente. 

Digo por lo menos de forma consciente, porque aunque ellos piensen que se comunican y/o se mueven sin hacer “daño”, no pueden evitar impactar negativamente en algunos de sus interlocutores, sobre todo si son de perfil sumiso o autoritario. Perfil sumiso, porque las personas que tienen este perfil, jamás darían una respuesta asertiva. Son personas que dan más prioridad a los derechos y sentimientos de los demás que a los suyos, por lo tanto cuando reciben de forma clara y directa, lo que sería para el asertivo su derecho, se sienten incómodos. Y a los de perfil autoritario, simplemente, porque para tener su EGO calmado, necesitan tener alrededor a personas sumisas que puedan manipular para no sentirse amenazados. Un colaborador asertivo, suele tener bastantes problemas con un jefe autoritario, pero no con un líder equilibrado.

Estoy convencido de que el comunicarte de forma agresiva o sumisa, mediante eufemismos, excusas, ataques directos con la intención de dañar, y el actuar en ciertas ocasiones contrariamente a la forma en la que te gustaría llegar a actuar, tiene su base en la educación que recibiste. 

Quizás cuando eras un niño te dieron una reprimenda cuando le dijiste “no quiero“, a la señora que te ofreció la galleta, y te quedó grabado que ser sumiso es lo educado y lo correcto. También podría ser que esta educación, haya conseguido que de adulto no te hagas responsable de llegar tarde a los sitios, o de no haber hecho bien tu trabajo, y buscas excusas como cuando eras un niño.

O por otra parte, quizás alguien te dijo que pegaras más fuerte que los demás en el cole, y esto te ha convertido en una persona agresiva, y vas lanzando cuchillas a quien te sopla.

Esta parte de la educación que recibiste, es la que te hace sentir inseguridad a la hora de comunicarte de forma equilibrada en modo ahorro de energía en tus relaciones tanto personales como profesionales.

Si tienes pensado equilibrar tu conducta a la hora de relacionarte con el mundo, tómatelo con tranquilidad, ya que es un proceso de aprendizaje natural, en el que tienes que desaprender lo aprendido hasta ahora, por lo tanto tiene tu tiempo personal de aprendizaje.

Ser asertivo, no es ser mal educado, todo lo contrario. Tampoco es solo comunicarte de forma asertiva con los demás, sino que es una filosofía de vida en la que tu conducta es asertiva, te mueves por el mundo de forma asertiva con la intención de buscar el ganar/ganar en tus relaciones.

 J.López

Coach especialista en procesos One to One

http://www.linkedin.com/pub/julian-lopez/50/52/52a

Switch to mobile version